jueves, 13 de julio de 2017

LA CULTURA DE COMPETENCIA MAL CONCEBIDA CREA UN CEMENTERIO DE PERDEDORES.


@Produsegval            capacitacionproduseg@gmail.com

Te parecerá duro este titulo, pero creemos que es necesario tocarlo en el marco de este blog 100% preventivo.  


El titulo pertenece a una reflexión hecha por el consultor Mario Borghino, escritor de libros emblemáticos como "El Arte de Hacer preguntas"; quien afirma que existe un pilar negativo de nuestra educación, que destruye el trabajo en equipo, la noción de bien común, priorizando, con exageración, el éxito y el beneficio individual.  


De acuerdo a Borghino, este pilar de la educación, ha fortalecido una cultura de la competencia mal concebida, la cual nos enseña, desde muy pequeños, que debemos actuar como verdaderos gladiadores del éxito individual, compitiendo en todo y por todo. 

Esta noción exagerada de 100% competitivos, ha generado  un afán desmedido por vencer siempre, porque creemos que si no vencemos de forma individual, "destacandonos por encima de los demas ",no somos exitosos. 


Para Borghino,esta cultura mal concebida de la competencia, hace que descuidemos nuestras habilidades y actitudes para la consideración y la cooperación;lo que conlleva a generar un cementerio de perdedores, "porque no todos pueden vencer, no todos pueden conquistar el triunfo,   solo uno o pocos logran el anhelado reconocimiento", afirma Borghino. 

NOS URGE RESCATAR EL TRABAJO EN EQUIPO 

El punto de reflexión que queremos destacar en este post, es la necesidad de entender,de racionalizar, que dependemos de nuestras conexiones con otros para lograr nuestras metas, irremediablemente, por lo cual, es necesario desarrollar nuestras habilidades para el trabajo en equipo. 

Si asumimos y reforzamos un espíritu competitivo desde únicamente nuestro enfoque individual,nos auto-descalificamos para trabajar en equipo, porque perdemos de vista los objetivos comunes del trabajo con otros, vitales para lograr una multiplicidad de propósitos individuales, familiares, laborales y sociales. 

"El objetivo común, el propósito común o la misión común es la raíz que nutre la convivencia de un equipo", afirma el consultor Mario Borhgino.

            Un punto importante que debemos aclarar es que este objetivo común del equipo, no debe "eliminar" el reconocimiento individual,porque todo resultado final implica un proceso y dentro de ese proceso, cada quien, cada individualidad, hace sus aportes.  

Si dentro del equipo existe un objetivo común, pero existe un principio de equidad, de justicia, administrado inteligentemente por sus lideres,el interés común del equipo prevalecerá, sin injusticias; sin obviar las contribuciones individuales, en una  especie de solidez interna que fortalece el todo (el equipo) a través de sus partes. (sus miembros).
                                    www.produseg.com

























No hay comentarios:

Publicar un comentario